You are here: Home / Reviews / Journals / Mélanges de la Casa de Velázquez / 40 (2010) / 2 / Naissance d'une autre Catalogne
Social Media Buttons fb twitter twitter twitter
  • Metadata

    • Document type
      Review (monograph)
      Journal
      Mélanges de la Casa de Velázquez
      Author (Review)
      • Tort Donada, Joan
      Language (Review)
      Español
      Language (Monograph)
      Français
      Author (Monograph)
      • Guiu, Claire
      Title
      Naissance d'une autre Catalogne
      Subtitle
      Territoires et traditions dans les Terres de l'Ebre
      Year of publication
      2009
      Place of publication
      Paris
      Publisher
      CTHS
      Number of pages
      277
      ISBN
      978-2-7355-0698-9
      Subject classification
      Social and Cultural History
      Time classification
      21st century, 20th century
      Regional classification
      Europe → Southern Europe → Spain
      Subject headings
      Katalonien
      Landeskunde
      Brauchtum
      Original source URL
      http://mcv.revues.org/3513
      recensio.net-ID
      789604f61fd0bda755a84cd7aa3ad09f
      DOI
      10.15463/rec.1189728208
  • Citation rules

  • Terms of licence

    • This article may be downloaded and/or used within the private copying exemption. Any further use without permission of the rights owner shall be subject to legal licences (§§ 44a-63a UrhG / German Copyright Act).

Claire Guiu: Naissance d'une autre Catalogne. Territoires et traditions dans les Terres de l'Ebre (reviewed by Joan Tort Donada)

Nos encontramos ante una obra en la que, por encima de todo, sobresale la voluntad de su autora de transmitir algo, más allá de la mera literalidad de las palabras. Lo que sea este algo, en el sentido material y concreto del término, no importa demasiado en un primer momento; lo que queremos significar es que, en nuestra opinión, cuando el lector tiene en sus manos este libro por primera vez, y va a abordar su lectura, intuye que la potencia de la idea que lo inspira es grande, y que tal vez el lenguaje formal sea insuficiente para dar cuenta de ella en un sentido pleno. Tal vez ahí esté la razón de ser de la doble metáfora mediante la cual Claire Guiu se dirige, de entrada, a este lector: a través de un título que no puede dejarle indiferente –Naissance d’une autre Catalogne–, y a través de una portada que lleva indefectiblemente su mirada hacia una escultura de Jaume Plensa –«L’ànima de l’Ebre»–, que, en su sencillez aparente, nos sugiere cuán múltiples y diversos puede llegar a ser los mundos construidos a partir de algo tan intangible como la palabra.

En el prefacio, Jean-René Trochet caracteriza con gran concisión el propósito último del libro: explicar cómo, desde lo que conocemos como folklorización, se construye la identidad de un territorio. En concreto, de las Terres de l’Ebre: región respecto de la identidad de la cual se han planteado, a partir de la Renaixença, grandes dudas, a diferencia de lo que ha sucedido con los territorios del norte. Es decir, con las tierras definidas por los historiadores como Catalunya Vella, que, sobre la base de su papel supuestamente fundacional de la nacionalidad catalana, el tópico ha querido identificar con la Cataluña «auténtica». Subraya Trochet que la autora sigue, en su prospección sobre el folklore del ámbito geográfico aludido, los pasos de Arnold Van Gennep, que resumía así su manera de entender las creaciones y re-creaciones del pueblo: «Sólo de lo viejo puede surgir lo nuevo. La novedad no radica en la materia prima, sino en una elaboración diferente de los elementos de esta materia prima». En definitiva, toda una declaración de principios. O, en otras palabras, un modo de resumir la esencia del trabajo de Claire Guiu que nos ahorra, desde la síntesis, párrafos enteros tratando de describirlo.

Tal como entendemos que corresponde a un libro de larga gestación (y, por ende, de meditada elaboración), la autora lleva las riendas del discurso en los diferentes planos o escalas en los que tal discurso se va desenvolviendo: en el conjunto y en las partes; en la obra en su globalidad, pero también en cada uno de sus capítulos. De ahí que sea capaz de resumir en la introducción –no más allá de catorce páginas– el sentido general de la obra: desde los puntos de partida hasta la delimitación de su alcance global; desde los presupuestos teóricos del estudio hasta la descripción sinóptica de los diferentes actos, o tiempos, a través de los cuales se va desarrollando la prospección y materializando el resultado. Una lógica atención le merece, en este mismo apartado inicial, la referencia al ámbito de estudio. Un ámbito cuyo carácter secularmente transfronterizo –en la intersección de tres grandes dominios histórico-políticos de la Península Ibérica: Cataluña, Aragón y Valencia– ha contribuido a la indefinición territorial a la que alude Guiu, y a suscitar las consiguientes dudas que antes hemos apuntado en lo que concierne a la identidad. Pero que precisamente en esta cualidad, digamos, pluriterritorial, encuentra su razón de ser esencial (y la autora, por su parte, los mayores motivos para escogerlo como marco privilegiado en el que llevar a cabo su estudio). No debe pasar por alto al lector, en este punto, como se nos recuerda oportunamente en el libro, que el mismo nombre de conjunto de este territorio, Terres de l’Ebre, es una denominación que no llega a los cuarenta años de antigüedad; y denominación, en cualquier caso, que ha venido a sustituir nombres más ambivalentes o de sentido vago y genérico, como el Sud (por antonomasia, el extremo meridional de Cataluña), o como, en una línea más administrativista, la Regió de Tortosa.

Centrémonos, de un modo más concreto, en el contenido de la obra. Más allá de la construcción de una identidad territorial (que la autora aborda al modo de un «prólogo»), Claire Guiu fija su atención, sucesivamente, en tres grandes tiempos (a su vez, las tres partes que constituyen la sustancia fundamental de la obra): el de la cronología–a lo largo de los últimos ciento cincuenta años– del proceso de folklorización en las Terres de l’Ebre; el del análisis del papel que han tenido, en el referido proceso de folklorización, sus actores materiales, tomados tanto en su dimensión más genuina, que es la asociativa, como en la dimensión individual (animadores y eruditos que, desde una vertiente menos visible pero en todo caso eficaz, han contribuido también a la imprescindible patrimonialización del folklore); finalmente, el dela construcción simbólica del territorio (y que, lejos de limitarse al proceso de constitución de símbolos regionales, atiende también aspectos tan innovadores y de tanta relevancia en la historia reciente de las Terres de l’Ebre como el paisaje y su semiótica, partiendo del referente que ha sido la movilización popular contra el proyectado transvase de las aguas del río). La autora dedica las últimas páginas de la obra a recapitular sobre su trabajo; recapitulación que se detiene en unas conclusiones muy concisas pero que, a nuestro juicio, resumen con claridad los resultados de la investigación. Nos llama la atención, en esta tesitura, y tal como subraya Guiu, la relevancia de la dimensión espacial de todo proceso de folklorización, sea refiriéndolo al momento presente sea considerándolo en una perspectiva temporal más o menos dilatada. Las Terres de l’Ebre han sido, en este sentido, por su misma esencia transfronteriza y pluriterritorial, un marco privilegiado para el descubrimiento (en el sentido más amplio y más abierto del término) de dicha dimensión, y para verificar, en palabras de la propia autora, que «el relato identitario regional ha asimilado la lógica patrimonial».

A medio camino entre la antropología y la geografía, en consonancia con la concepción general de un estudio que busca en todo momento la transversalidad como un valor propio, y que hace de la observación y del trabajo sobre el terreno dos de sus vectores metodológicos fundamentales, la obra de Claire Guiu nos propone a fin de cuentas una lectura diferente de las tierras meridionales de Cataluña. Una lectura que, partiendo de lo fronterizo, nos lleva inevitablemente, de modo explícito o implícito, a interpelarnos sobre el carácter supuestamente absoluto del centro. Y que nos aboca a una pregunta casi existencial: ¿es imaginable otra Cataluña?