You are here: Home / Reviews / Journals / Mélanges de la Casa de Velázquez / 48 (2018) / 1 / El descubrimiento de España
Social Media Buttons fb twitter twitter twitter
  • Metadata

    • Document type
      Review (monograph)
      Journal
      Mélanges de la Casa de Velázquez
      Author (review)
      • Villaverde, Jorge
      Language (review)
      Español
      Language (monograph)
      Español
      Author (monograph)
      • Andreu Miralles, Xavier
      Title
      El descubrimiento de España. Mito romántico e identidad nacional
      Subtitle
      Mito romántico e identidad nacional
      Year of publication
      2016
      Place of publication
      Barcelona
      Publisher
      Taurus
      Number of pages
      396
      ISBN
      978-84-306-1809-5
      Subject classification
      Social and Cultural History
      Time classification
      Modern age until 1900 → 19th century
      Regional classification
      Europe → Southern Europe → Spain
      Subject headings
      Spanien
      Nationalbewusstsein
      Geschichte 1800-1900
      Original source URL
      http://journals.openedition.org/mcv/8121
      recensio.net-ID
      e3a9c885eff54b6ba3b44259f5e6160d
      DOI
      10.15463/rec.1999603102
  • Citation rules

  • Terms of licence

    • This article may be downloaded and/or used within the private copying exemption. Any further use without permission of the rights owner shall be subject to legal licences (§§ 44a-63a UrhG / German Copyright Act).

Xavier Andreu Miralles: El descubrimiento de España. Mito romántico e identidad nacional (reviewed by Jorge Villaverde)

Hasta hace poco los historiadores eludían ocuparse de las imágenes nacionales. Se trata de un terreno resbaladizo — imaginarios, representaciones, simbología — donde los contemporaneistas no se sentían especialmente cómodos. Si el interés por el tema se manifestaba a través de trabajos de historiadores de la talla de José Álvarez Junco (1994), Enric Ucelay da Cal (1999), Carolyn P. Boyd (2002) y Stanley G. Payne (2003) se trataba de obras ocasionales e inconexas bibliográficamente. Sin embargo los tiempos están cambiando, quizás por tres razones; la duradera hegemonía del paradigma culturalista en la historiografía, la explosión de los estudios sobre el nacionalismo — dominados por la vertiente modernista con la prolongada repercusión de Imagined Communities de Benedict Anderson (1983) — y finalmente por la convergencia disciplinar producida por el fácil acceso que las redes permiten al conocimiento de otros campos científicos. El termino más utilizado en español está siendo el de imaginario, un término ambiguo que permite esquivar el densamente cargado identidad pero que se utiliza a menudo como simple sinónimo de éste o de relato o narración. El imaginario entendido como la construcción mental que de una nación tienen propios y extraños sigue siendo un concepto elusivo.

El ensayo de Rafael Núñez Florencio, Sol y Sangre — La imagen de España en el mundo — (2001) podía por su ambición temporal dar la desacertada impresión de haber agotado, en vez de abierto, el campo de estudio. No es este el lugar para repetir las razones por la que hay que tomarse en serio la caracterización nacional ni porque debería ser estudiado de la misma forma que cualquier otro tema historiográfico. Sí lo es para felicitarnos por la publicación del primer libro de un historiador español que lo hace: Xavier Andreu Miralles lleva más de una década estudiando los vínculos entre literatura, política, nación y género durante el siglo xix. Estudiante y luego doctor por la Universitat de València es buen representante de una tercera generación de historiadores que sigue la estela, explícitamente reconocida en su libro, de Mª Cruz Romeo Mateo, Manuel Martí, Isabel Burdiel, Jesús Millán, Paco Mezquita y Ferran Archilés. Esta bella edición de Taurus (2016) condensa su tesis doctoral — Mito romántico e identidad nacional en la España liberal (1830-1850) [2015] —, vertebrada a su vez por una serie de trabajos publicados entre 2004 y 2015.

Andreu lee, con la mirada y el bagaje de un historiador, la literatura española de mediados del siglo xix: a Agustín Durán, Alcalá Galiano, al duque de Rivas, Bretón de los Herreros, Hartzenbusch, Estébanez Calderón, Rodríguez Rubí, Martínez de la Rosa, Sanz Pérez, Ventura de la Vega, Zorrilla, Mesonero, Larra, Fernán Caballero y a Ayguals de Izco. Autores y géneros populares y cultos confundidos se analizan en el contexto político del momento, pero sobre todo, se cotejan con sus coetáneos europeos que ambientaron algunas de sus obras en España: Chateaubriand, Gautier, Hugo, Irving, Mérimée o Staël. Por medio del análisis de las principales figuras estereotípicas y caracterizaciones nacionales españolas del romanticismo en los autores locales y foráneos, Andreu se interroga sobre el rol de estos discursos en la construcción de la identidad nacional. Lo hace tomando prestado de la literatura comparada los conceptos de orientalismo de Edward W. Said, diálogo (coral) de Mikhail Bakhtin así como adaptación, negociación y subversión provenientes del crítico poscolonial Homi K. Bhabha. Estas transferencias teóricas refuerzan el sofisticado análisis de Andreu que desborda las dicotomías habituales en la bibliografía sobre la imagen de España: verdad vs mentira, autoría nacional vs extranjera de las imágenes/«mitos»/estereotipos, «leyenda negra» vs «leyenda rosa» o «amarilla», y le permiten identificar los procesos en el que diferentes narrativas nacionales, de origen doméstico, foráneo o hibrido compitieron entre sí por convertirse en el discurso hegemónico. Se señala que una parte importante de esta discusión se desarrolló en torno al pasado musulmán, los roles de género y las costumbres y cultura «populares» sobre los que los españoles discutieron y negociaron con la foránea narrativa orientalista. En el estudio de este proceso, Andreu incorpora a la historiografía general una serie de ideas incómodas, recurrentes en los hispanismos y en los estudios literarios: la caracterización de periferia, de identidad subalterna y de la «(semi)orientalización» de España.

Aunque el autor haya conseguido sortear con éxito la mayoría de las dificultades propias de un tema tan escurridizo como la imagen nacional hubiera sido mejor relegar el término de «mito romántico» a la categoría de explanandum, el fenómeno que necesita una explicación, y no utilizarlo, igualmente, como explanans, a la hora de explicar el fenómeno. De forma más general, el libro se hubiera beneficiado de un mayor dialogo con la imagología, una rama de la literatura comparada que está desarrollando un estudio histórico-cultural transnacional y una teoría de las caracterizaciones nacionales y de los estereotipos, en concreto con las propuestas, bien conocidas por Andreu, de Joep Leerssen y las posteriores reflexiones de Santos Unamuno. El excelente libro de Jesús Torrecilla, España Exótica. La formación de la imagen española moderna (2004) hubiera podido servir, más a menudo, si no de referencia al menos de contrapunto. Futuros trabajos se beneficiarían de un uso más frecuente de otras fuentes — relatos y guías de viaje, prensa nacional y extranjera — y de fuentes ilustradas —pinturas, grabados, fotografías y revistas ilustradas— que hubieran completado el corpus literario que fundamenta un libro en el que algunos de los pasajes más interesantes corresponden a los apartados más alejados de éste —los toros, Lola Montes —. A pesar de lo complicado de la empresa, sería una enorme aportación si en el futuro se ampliase el enfoque transnacionalista hacia las otras áreas «(semi)orientalizadas» — Portugal, el Midi francés, Italia, los Balcanes y Grecia — y sus respectivas negociaciones identitarias con los países del norte. Finalmente textos e imaginarios se llevaron a la práctica mediante el viaje, no es casualidad, y podría tratarse más a fondo la correspondencia cronológica del estudio con el imparable arranque del turismo moderno (Baedeker, 1828, Cook, 1841, Pullman, 1867) y con el auge de las exposiciones internacionales (1851-).

No podemos dejar de subrayar el carácter transnacional del libro que fundamenta tanto el sujeto como la metodología de estudio. Las transferencias teóricas y documentales de los estudios literarios así como el uso de una amplía bibliografía que abarca campos bien dispares y se declina en cinco idiomas distintos. El descubrimiento de España: Mito romántico e identidad nacional es una aportación fundamental a la historiografía, un hito para los estudios de caracterización nacional y un ejemplo de lo mejor que puede ofrecer la historia cultural.