You are here: Home / Reviews / Journals / Mélanges de la Casa de Velázquez / 48 (2018) / 1 / Oppida labentia
Social Media Buttons fb twitter twitter twitter
  • Metadata

    • Document type
      Review (monograph)
      Journal
      Mélanges de la Casa de Velázquez
      Author (review)
      • Quevedo, Alejandro
      Language (review)
      Español
      Language (monograph)
      Español, Français
      Editor (monograph)
      • Pintado, Javier Andreu
      • Javier, Francisco
      Title
      Oppida labentia. Transformaciones, cambios y alteración en las ciudades hispanas entre el siglo ii y la tardoantigüedad
      Subtitle
      Transformaciones, cambios y alteración en las ciudades hispanas entre el siglo ii y la tardoantigüedad
      Year of publication
      2017
      Place of publication
      Uncastillo
      Publisher
      Fundación Uncastillo
      Series
      Serie monografías "Los Bañales"
      Series (vol.)
      2
      Number of pages
      569
      ISBN
      9788461797189
      Subject classification
      Local History
      Time classification
      until 499 AD → 1st - 5th century AD
      Regional classification
      Europe → Southern Europe → Spain, Ancient World
      Subject headings
      Iberische Halbinsel
      Stadt
      Geschichte 100-600
      Original source URL
      http://journals.openedition.org/mcv/8158
      recensio.net-ID
      48d71756d0e447b08896dadf4ba80801
      DOI
      10.15463/rec.350975102
  • Citation rules

  • Terms of licence

    • This article may be downloaded and/or used within the private copying exemption. Any further use without permission of the rights owner shall be subject to legal licences (§§ 44a-63a UrhG / German Copyright Act).

Javier Andreu Pintado / Francisco Javier (eds.): Oppida labentia. Transformaciones, cambios y alteración en las ciudades hispanas entre el siglo ii y la tardoantigüedad (reviewed by Alejandro Quevedo)

El estudio de las transformaciones urbanas entre el Alto Imperio y la Antigüedad tardía en el solar hispano ha conocido un renovado interés en los últimos años al calor de los avances en el campo arqueológico. Así lo demuestra la proliferación de publicaciones y encuentros científicos, dos de los cuales — un coloquio y un Workshop — son el germen de este volumen. El editor, Javier Andreu Pintado, es investigador principal de un proyecto I+D consagrado al análisis de la sostenibilidad económica e institucional de los municipia Latina en Hispania entre los s. i-iii d.C. Es en torno a esta línea de investigación sobre las «ciudades en dificultades», los oppida labentia mencionados en la Historia Augusta, que se articula el libro.

                 

La obra, con una introducción del editor y conclusiones a cargo de J. Arce, consta de diesisiete contribuciones en castellano y una en francés que se agrupan en tres partes. La primera, «Pórtico», ofrece cuatro síntesis sobre los cambios acaecidos en las ciudades hispanas desde el desarrollo de época    augustea hasta la Antigüedad tardía. En la segunda, «Coyunturas, indicios y evidencias», que ocupa el grueso del trabajo con ocho capítulos, se abordan las transformaciones urbanas desde el punto de vista de las fuentes epigráficas, arqueológicas, literarias y jurídicas. En la tercera y última sección, «Estudio de casos, causas y dinámicas», seis textos profundizan en la realidad arqueológica de distintos centros de la península ibérica agrupados por provincias: Hispania Citerior, Baetica y Lusitania. El diálogo que se establece entre las distintas contribuciones y su complementariedad permiten trascender de la estructura del volumen a la hora de comentarlo.

                 

La mayoría de las contribuciones giran en torno a las novedades que la Arqueología ha aportado en las últimas décadas y que en muchos casos ofrecen una realidad paradójica. Por un lado, algunas ciudades muestran signos evidentes de deterioro ya desde mediados del siglo ii y, por el otro, la mayoría de comunidades cívicas se revelan particularmente activas al menos hasta época de los Severos, como plantea E. Melchor («François Jacques tenía razón: sobre el no declinar de las élites locales y de la vida municipal durante el siglo ii y el primer tercio del siglo iii d.C.»). Tras analizar distintos testimonios considerados tradicionalmente prueba de una prematura crisis de la vida municipal, este autor rebate esa visión, que parece contrastar con el gotamiento de modelo que propugnan otros investigadores (M. Martín Bueno, F. López Sánchez). En líneas generales, parece innegable que hay síntomas de recesión a partir del reinado de Marco Aurelio, debidos en gran parte a problemas de tipo económico (G. Chic). Dificultades a las que vendrían a sumarse otras como las derivadas del endeudamiento público (M. L. Martínez de Moretín) o de la explotación descontrolada de los recursos naturales (M. Ruiz del Arbol).

                 

Sin embargo, la intensidad con la que esos problemas se manifestaron es muy desigual y la investigación se ha centrado — por el momento de forma infructuosa — en la búsqueda de un modelo que permita explicar los cambios que acontecen en esta época. Los análisis realizados, ya sean dentro de una misma demarcación política (J. Mata) o territorial (L. Tobalina Pulido), sobre la base de una categoría de ciudad (D. Romero) o bien de elementos concretos como la pervivencia de los foros (L. Romero Novella) o la reutilización de la escultura (C. García Villalba), revelan una enorme disparidad de situaciones y la ausencia de un patrón evolutivo.

                 

La falta de un esquema general redirige la atención hacia los casos de estudio, cuya aportación resulta especialmente valiosa: Baelo Claudia (L. Brassous), Los Bañales de Uncastillo (J. Andreu e I. Delage) y Torreparedones (Á. Ventura). Los tres yacimientos conocen problemas a lo largo del s. iii d.C. pero mientras que el primero se mantendrá — con modificaciones sustanciales — hasta el s. vi o inicios del vii d.C., los otros dos desaparecerán en esa centuria. El declive del enclave zaragozano se explica, entre otras causas, por la debilidad del modelo municipal latino. Sin embargo, el de la colonia Virtus Iulia Ituci se achaca a la represión desencadenada por Septimio Severo tras el conflicto con Clodio Albino. Se trata de una de las raras ocasiones en las que el registro arqueológico refleja, de manera extraordinaria, las consecuencias de una decisión política.

                 

La complejidad que revela la dinámica urbana de cada centro pone de relieve la necesidad de trabajar en profundidad a escala local, teniendo presente, como recordaba E. Melchor, que la inexistencia de la urbs no implica necesariamente la de la ciuitas. En esa línea E. García Vargas firma una interesante contribución centrada especialmente en planteamientos metodológicos («Transformaciones urbanas en la Hispania tardoantigua. Nuevas lecturas, nuevas  perspectivas»). El autor se cuestiona los pasos a dar en el futuro y apuesta — en mi opinión con gran acierto — por una renovación de los enfoques teóricos. Sería deseable encontrar nuevas propuestas de análisis también en otros capítulos del volumen pues las síntesis, a pesar de su interés, no pueden sustentarse (como en ocasiones ocurre), sobre una mera acumulación de datos. Asimismo sería pertinente alguna reflexión de carácter terminológico en torno a conceptos como el de «crisis», usado con matices distintos por cada autor.

                 

La digresión que supone una contribución sobre las ciudades del Asia Menor en los s. ii-iii d.C. en un libro dedicado a Hispania está ampliamente justificada por la riqueza epigráfica y arqueológica de una región que, sometida al brillante análisis de A. Blanco, ofrece nuevas pistas, también metodológicas, sobre cómo interrogar a nuestras fuentes para comprender este período. En cualquier caso, que la ciudad seguirá siendo el elemento esencial de la organización del mundo romano en época tardía queda fuera de toda duda, como demuestra P. Diarte para el caso de la provincia de Lusitania y recuerda J. Arce en las conclusiones.

                 

La obra ofrece una gran coherencia, apenas distorsionada por una contribución sobre las figlinae de terra sigillata hispánica (C. Sáenz Preciado). Cabe lamentar que el autor no haya explotado este tema — por otro lado apasionante — en su relación con los cambios urbanos: ocupación de espacios, impacto de dicho artesanado en la economía local, pervivencia y desarrollo de la producción, etc.

                 

En este trabajo coral no sólo se identifican algunos de los cambios que se dan en las ciudades hispanas entre los s. i-iii d.C. sino que empieza a plantearse — y esta es una de sus mayores virtudes — cómo abordar su comprensión. Se trata de una primera declaración de intenciones en la que enclaves emblemáticos como Los Bañales, Torreparedones y Baelo Claudia, cuyo estudio pone una masa crítica de datos — secuencias estratigráficas, contextos cerámicos, dataciones por radiocarbono — a disposición del lector, indican el camino a seguir. Es, en definitiva, un libro de calidad que desde una perspectiva transversal contribuye enormemente a avivar el debate a la vez que aporta nuevas claves de lectura para un período aún mal conocido de nuestra Historia.