You are here: Home / Reviews / Journals / Mélanges de la Casa de Velázquez / 49 (2019) / 1 / Sirvienta, empleada, trabajadora de hogar
Social Media Buttons fb twitter twitter twitter
  • Metadata

    • Document type
      Review (monograph)
      Journal
      Mélanges de la Casa de Velázquez
      Author (review)
      • Blasco Herranz, Inmaculada
      Language (review)
      Español
      Language (monograph)
      Español
      Author (monograph)
      • Dios Fernández, Eider de
      Title
      Sirvienta, empleada, trabajadora de hogar. Género, clase e identidad en el franquismo y la Transición a través del servicio doméstico (1939–1995)
      Subtitle
      Género, clase e identidad en el franquismo y la Transición a través del servicio doméstico (1939–1995)
      Year of publication
      2018
      Place of publication
      Málaga
      Publisher
      Universidad de Málaga
      Series
      Atenea : estudios de género
      Series (vol.)
      96
      Number of pages
      477
      ISBN
      978-84-17449-00-1
      Subject classification
      Gender Studies, Economic History
      Time classification
      20th century
      Regional classification
      Europe → Southern Europe → Spain
      Subject headings
      Spanien
      Frau
      Arbeit
      Hauswirtschaftsgehilfin
      Geschichte 1939-1995
      Original source URL
      https://journals.openedition.org/mcv/10619
      recensio.net-ID
      958ed5dcf65942e0a25d6155877f78ca
      DOI
      10.15463/rec.1590239683
  • Citation rules

  • Terms of licence

    • This article may be downloaded and/or used within the private copying exemption. Any further use without permission of the rights owner shall be subject to legal licences (§§ 44a-63a UrhG / German Copyright Act).

Eider de Dios Fernández: Sirvienta, empleada, trabajadora de hogar. Género, clase e identidad en el franquismo y la Transición a través del servicio doméstico (1939–1995) (reviewed by Inmaculada Blasco Herranz)

Este trabajo, reconocido con el premio Victoria Kent 2017, examina un aspecto absolutamente olvidado de nuestro pasado reciente. Ahora que presenciamos una explosión de estudios sobre la Transición dentro de la polémica en torno a sus virtudes y límites, la investigación de E. de Dios nos coloca, en mi opinión, en otro plano de discusión que aporta frescura y permite arrojar otra mirada hacia la segunda mitad del siglo xx. Y no solo porque las protagonistas de su historia (las sirvientas/empleadas/trabajadoras de hogar) han sido hasta ahora personajes ausentes de cualquier relato de nuestro pasado reciente, sino porque a través de su estudio histórico se desvelan relaciones sociales entrelazadas, de género y de clase, así como sus transformaciones, cruciales para entender los tres periodos tratados: franquismo, transición y década socialista. En una primera aproximación, esta investigación podría parecer exclusivamente una propuesta de visibilización y rescate del pasado de aquellas mujeres que desempeñaron una actividad naturalizada, situada en el ámbito de la gestión familiar —o sea, privada y desregulada— y no considerada como trabajo, pero vertebradora de la vida económica familiar y nacional. Sin embargo, esta investigación resulta más ambiciosa y compleja, en la medida en que tal aproximación se inserta en lo que, a mi entender, constituye una reveladora radiografía en movimiento de imágenes y nociones imbricadas de género (sobre todo de feminidad) y de clase.

En una ya tradicional división cronológica del periodo abordado, la autora encaja con acierto las diferentes denominaciones («tres figuras femeninas representativas»), expresión de los cambios en lo que significó ser empleada de hogar en cada contexto: la sirvienta (1939-1959); la empleada de hogar (1959-1975) y la trabajadora de hogar (1975-1995). La primera fue el resultado de una sociedad clasista, jerárquica, corporativa, recatolizadora y paternalista, en la que el servicio doméstico (más bien una «semiadopción» posibilitada por el hambre de posguerra) fue implícitamente entendido como una forma de reeducación de los vencidos. De ahí que la autora lo interprete en calidad de exponente de la reordenación de la sociedad franquista sobre líneas de género y clase, además de instrumento de consolidación del ama de casa de clase media y alta como modelo del régimen. Es destacable, en esta parte, el análisis del resultado del encuentro de «dos clases y dos feminidades» en la conformación de las identidades de las sirvientas.

La autora sostiene que la empleada de hogar, protagonista del segundo periodo, comenzó a forjarse por la nueva actitud de las sirvientas y por la reformulación que tanto la Sección Femenina como la Acción Católica efectuaron en su política hacia este colectivo en los años cincuenta. Ante la percepción de abandono de esta actividad, desde ambas organizaciones se lanzaron propuestas de protección (mutualidad y montepío respectivamente), cuyo contenido y carácter E. de Dios somete a escrutinio y discusión. De mayor interés resulta la exploración de los cambios en los modelos de feminidad (sobre todo con respecto a la relación trabajo extradoméstico/hogar) experimentados por una nueva generación en el marco del contexto desarrollista. Una emigración femenina para mejorar las expectativas de vida (y ya no por hambre) estuvo ligada a una «tímida afirmación de la autonomía femenina» y al agotamiento del modelo de mujer exclusivamente doméstica. Esto se tradujo en la desnaturalización de las distancias sociales que habían permeado la relación con los empleadoras/es, y que ahora eran percibidas como injustas y humillantes, y en un mayor protagonismo de las interinas (frente a las internas). Si bien la autora presenta las tensiones entre dos formas de entender la feminidad, y el surgimiento de una nueva relación entre ellas (las de clase media pudieron trabajar gracias a las empleadas de hogar), también subraya la existencia de una dinámica de transformación compartida que afectaba a la relación entre trabajo extradoméstico y dedicación al hogar, y que se saldó con la idea de hacerlos compatibles («paradigma acumulativo»). Resulta especialmente evocadora, en un gran acierto analítico de la autora, la imagen del «ama de casa de la sopa de sobre», esa transición infraestudiada entre el modelo de ama de casa de los cuarenta y cincuenta y la supermujer de los ochenta.

En el tercer periodo abordado irrumpe la figura de la trabajadora de hogar, en un contexto de declive del movimiento obrero (con el telón de fondo la reconversión industrial), pero también de crisis de la figura del ama de casa a tiempo completo, desplazada por una identidad femenina articulada en torno al trabajo fuera de casa como liberación y logro de mayor autonomía. Este proceso ahondó la crisis de la masculinidad obrera, confrontada no solo con una progresiva identificación como clase media sino con unas mujeres que empezaron a exigir mayor igualdad en la relación con sus maridos así como el reparto de tareas en el hogar. De este periodo, la autora destaca y analiza tanto los debates en torno a los derechos laborales de las trabajadoras de hogar como las diferentes legislaciones aprobadas en democracia, que interpreta (en particular la de 1985, que las excluyó de la afiliación a la Seguridad Social) como un exponente claro de los límites de la Transición. Unos derechos insuficientes (derivados de las dificultades para considerarlo, incluidos los sindicatos, como un trabajo equiparable a otros) que condujeron a la emergencia de un asociacionismo combativo cada vez más próximo al feminismo, y a su visión del trabajo doméstico como fruto de la opresión patriarcal, al que a su vez nutrieron con una obligada reflexión sobre los cuidados.

La investigación se asienta en buena medida sobre el análisis, cuyo objeto es reconstruir identidades en transformación, de autorpercepciones y recuerdos que la autora ha recabado a través de un corpus amplio y significativo de entrevistas orales realizadas a mujeres de diferentes generaciones que trabajaron en el servicio doméstico en el gran Bilbao. La elección del espacio geográfico resulta pertinente, pues constituye un ejemplo paradigmático del sistema migratorio que nutrió al servicio doméstico, pero podría igualmente representar lo que pasó en otras grandes ciudades del estado. Hay que destacar el uso de una metodología muy depurada en el tratamiento de las fuentes orales, lo cual es de agradecer sobre todo por lo que respecta a la implicación de la memoria en su elaboración, así como el tamiz que las visiones del presente imprimen en los recuerdos del pasado. Otras fuentes, como la legislación y la prensa, permiten a la autora engarzar autorpercepciones y acciones con discursos de género socialmente legitimados y con debates públicos que dinamizaron transformaciones en aquéllos. Aunque pudiera parecer un aderezo irrelevante, el empleo de fuentes cinematográficas resulta especialmente sustancioso y evocador. Tratadas a partir de las lecturas subjetivas y personales de las entrevistadas, E. de Dios convierte las películas de/sobre las «chachas» en una ventana a unos imaginarios culturales que, además de tener enorme impacto sobre la sociedad española, constituyeron referentes de identificación e interpretación polivalentes.

Con estos materiales, la autora logra un equilibrio nada fácil entre análisis de recuerdos y autopercepciones y otro tipo de discursos publicos (prensa, cine, legislación), sobre una no demasiado explítica pero perceptible y sólida base teórico-metodológica. El resultado es no solo una historia que da voz, con gran precaución interpretativa, a unas mujeres olvidadas, sino el análisis de los procesos de conformación de un sujeto histórico cambiante a lo largo de un periodo de profundos cambios culturales, políticos y sociales. Si bien las conclusiones no recogen en su justa medida los frutos del análisis de las fuentes orales vertebrador del trabajo, se puede afirmar que E. de Dios consigue hacernos viajar cómodamente, durante la segunda mitad del siglo pasado, entre los discursos/nociones de género, y su incorporación/resignificación en la configuración subjetiva y en las actitudes y acciones concretas de unas mujeres que ahora ya por fin empiezan a tener historia.